ESCULTURA GÓTICA EUROPEA

FRANCIA: es la cuna del gótico e irradia su influencia a otros países. La primera manifestación es el Pórtico Real de Chartres, en 1150, con alargadas y esbeltas estatuas-columnas en las jambas. La portada occidental de Nôtre Dame de París, dedicada a Santa Ana, funde en el tímpano escenas narrativas de la vida de la Virgen.
En el siglo XIII son importantes los talleres de Chartres, Reims y Amiens.
Las portadas de la catedral de Chartres sirven de modelo a otras catedrales europeas. En la del transepto norte se representa la coronación, muerte y asunción de la Virgen y en la del transepto sur, el Juicio Final. En la portada principal de la catedral de Reims trabajan varios maestros. En la jamba derecha, el escultor de la Visitación muestra influencia clásica; al lado, la Anunciación, con un ángel sonriente, y una tímida Virgen cuya forma del cuerpo se hace patente a pesar de sus abundantes ropajes. Son esculturas de bulto redondo, ya independientes del marco arquitectónico. Las esculturas de las portadas de la catedral de Amiens son de gran belleza. En el parteluz de la portada principal está el Beau- Dieu (“hermoso Dios”), imagen de Cristo bendiciendo.
En el siglo XIV proliferan imágenes exentas de “Vírgenes Bellas“, talladas en marfil o piedra policromada. El centro escultórico más importante es Borgoña, donde trabaja Claus Sluter. Para la cartuja de Champol, en Dijon, realiza el famoso Pozo de Moisés, basamento de un inacabado calvario, con monumentales profetas de acusado realismo en rostros y paños de pliegues angulosos para conseguir volumen. Su mejor obra es el sepulcro de Felipe el Atrevido, con monjes dolientes encapuchados.

Alemania: esta escuela escultórica se inicia con influencia francesa pero evoluciona hacia un estilo original y de gran expresividad, como los retratos del conde Ekkhard y su esposa Uta, en la catedral de Naumburgo. La mejor escultura gótica alemana es el famoso Caballero de la catedral de Bamberg, sereno y digno, del siglo XIII. Se tallan muchas Vírgenes con el Niño, bellas y delicadas; en el siglo XV se esculpen dramáticas Piedades (Virgen dolorosa con Cristo muerto en brazos).

Italia: este país se muestra refractario al estilo gótico debido a que pervive la cultura clásica. En Pisa trabaja la familia de los Pisano. Nicola Pisano talla en mármol el púlpito del baptisterio de la catedral de Pisa, de forma hexagonal, sobre columnas apoyadas en leones; sus relieves con escenas de la vida de Cristo son de gran clasicismo, por influencia de los sarcófagos romanos. Es un precursor del Renacimiento. Su hijo Giovanni Pisano realiza el púlpito de la catedral de Pisa. En el siglo XIV, Andrea Pisano ejecuta en bronce la puerta sur del baptisterio de la catedral de Florencia, con escenas en medallones cuadrilobulados

ESCULTURA GÓTICA EN ESPAÑA

La intensa relación de nuestro país con Francia y Alemania unida a la gran actividad de estos siglos provocará el que en un primer momento sean artistas extranjeros los que vengan a trabajar a España. Mas adelante cuando lo hagan nuestros escultores veremos cómo no tienen inconveniente alguno en sacrificar si es preciso la correcta ejecución si con ello se gana vitalidad.

Del siglo XIII datan las dos portadas del crucero de Burgos: La de la Coronería y la del Sarmental, en esta última aunque la composición de su timpano resulta  arcaizante con el Cristo en Majestad rodeado por el Tetramorfos el  estilo de sus figuras (de serena monumentalidad y de extremada corrección técnica) nos habla de un autor foráneo, identificándose concretamente con el maestro del “Beau  Dieu” de Amiens.

De la segunda mitad del XIII está la  triple portada principal  de la catedral de León, cuyos tímpanos están dedicados a San Juan, al Juicio Final y a San Francisco. Es de reseñar en ella la bella escultura de Nuestra Señora la Blanca

En el siglo XIV tenemos la portada de la Catedral de Toledo, cuyo tema la Imposición de la Casulla a San Ildefonso  es de equilibrada composición sin atisbos arcaizantes. Menos Novedades presenta la Portada del Reloj, abierta en el crucero,  cuyo exagerado deseo de narración lleva a su autor a ordenar mas de cien figuras en cuatro frnjas paralelas y superpuestas con escenas de la vida de la Virgen y de Jesús, provocando una sensación mas pictórica que plástica.n

En esta centuria destaca Cataluña, con la figura de PERE JOHAN, a él se debe la decoración del Palacio  de la Diputación con el famoso medallón de San Jorge asi como el retablo de la Catedral de Tarragona.

Las figura cumbre de esta centuria es GIL DE SILOE escultor de origen flamenco establecido en Burgos, para cuya Cartuja de Miraflores labra el original sepulcro de Juan II e Isabel de Portugal, exento y de forma estrellada.. En el mismo lugar se conserva la tumba del Infante Don Alfonso, donde se nos muestra al infante vivo orando en su reclinatorio  bajo un gran arco de riquísima y primorosa ornamentación.

Anuncios

ESCULTURA GÓTICA: Características generales

 

La escultura gótica experimenta una palpable evolución a lo largo de los tres siglos que dura este estilo. Tras una etapa de transición del Románico al Gótico (a fines del siglo XII), se alcanza un periodo clásico, en el siglo XIII, caracterizado por un naturalismo idealizado y sereno. En el siglo XIV, adquieren cada vez más relevancia las imágenes de Vírgenes con Niño, que se curvan graciosamente, así como los sepulcros. Durante el siglo XV la escultura es muy realista, los rostros son auténticos retratos; hay un gusto por lo patético; proliferan los retablos de composiciones abigarradas y movidas.

 Los  Materiales empleados son  la piedra, pero también se usa la madera, generalmente policromada, el marfil, el metal.

Predomina el naturalismo, pero idealizado. Las figuras se humanizan, buscando el volumen de los cuerpos, el movimiento y la expresión de sentimientos en rostros y actitudes. La composición es clara y ordenada, organizándose las portadas en registros separados, pero evoluciona hacia una mayor confusión. El escultor gótico empieza a preocuparse por la profundidad. Todo se representa con gran detallismo.

La Temática sigue siendo fundamentalmente religiosa aunque de más clara interpretación porque el fuerte simbolismo imperante en siglos anteriores se torna  ahora narración. Se mantienen las fuentes iconográficas usadas en el Románico (la Biblia y los Evangelios apócrifos) pero aparecen otras nuevas: los temas marianos y las vidas de santos recogidas en la Leyenda Dorada. Hay también temas profanos.

Tipología: junto a la escultura monumental, se desarrollan nuevos tipos en el interior de las iglesias: retablos, sepulcros, sillerías de coro, Alcanza gran desarrollo la escultura exenta.

Escultura de bulto redondo

Dos motivos centran la atención del escultor el de la Virgen con el Niño y el de la Crucifixión. En el primero se muestra a María en su aspecto maternal no como trono de Dios sino comunicándose con su Hijo, al que mira, acaricia, con el que dialoga o juega, para lo que ha de inclinar a veces graciosamente su cuerpo, pues el Niño ha perdido ya la tradicional posición frontal en el centro de la imagen apoyándose en una pierna o sobre la cadera de su madre, Por el contrario, toda la tragedia de la religiosidad se refleja en los Cristos  crucificados,   en los que se condensa todo el sufrimiento de la Pasión.

Los cuerpos impasibles románicos se van quebrando de dolor, para ello el doble clavo de antaño que sujetaba los pies en paralelo se reduce a uno, facilitando el movimiento de la cadera. El drama del sacrificio de la cruz se subraya con la presencia de su madre, conformando el grupo de la Piedad.

El relieve

El relieve irá ganando profundidad al  disponer los elementos en diferentes planos atendiendo a las leyes de la perspectiva. El paisaje entra a formar parte de las escenas, que se acompañan de árboles o edificios mostrando gran interés por lo que pudiera ser considerado secundario o anecdótico. Destaca:

  • Portadas: En el tímpano, dividido en fajas horizontales, se sigue representando el Juicio Final y el Pantócrator o Cristo en Majestad, pero más humano que en el Románico, mostrando las llagas de las manos y rodeado de santos y ángeles que portan instrumentos de la pasión. Aparecen escenas de la vida de la Virgen, como la Asunción o la Coronación, con un sentido narrativo. En las jambas se colocan estatuas adosadas de santos y profetas y en las arquivoltas, ángeles, santos y ancianos del Apocalipsis, enmarcados en doseletes. En el parteluz suele ir la Virgen o un santo.
  • Capiteles: se sustituyen los motivos figurativos por fajas de decoración continua o vegetales.
  • Retablos: aparecen en el gótico. Se divide verticalmente en calles – la central más ancha se llama espiga– y horizontalmente en pisos, el inferior se llama predela. El retablo está protegido por una moldura llamada guardapolvo. Combinan a veces esculturas con pinturas.
  • Escultura funeraria: adquiere gran desarrollo como signo de prestigio. La tipología de los sepulcros es muy variada; adosados a la pared o exentos, generalmente se representa al difunto, muerto o vivo, yacente, orando o leyendo.
  • Sillería de los coros: Sobre todo en la etapa final del gótico cubrirán sus innumerables respaldos brazos y misericordias con decoración esculpida.